| 

Conectando los Puntos: Sinergias Entre la Adaptacion y la Mitigacion

Desde 2006, CCAP ha instado a las comunidades, empresas y legisladores a hacerse la pregunta del cambio climático respecto de cómo las decisiones de infraestructura, desarrollo de suelos, políticas e inversión afectan a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), así como a la vulnerabilidad o resiliencia al cambio climático.

Ahora le invitamos a hacer la conexión entre la mitigación y la
adaptación al cambio climático, implementando políticas y medidas que disminuyan las emisiones de GEI y que a la vez promuevan la resiliencia a los impactos del cambio climático. Tal como sostiene
Ron Sims, exsecretario adjunto del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU. y ejecutivo del Condado de King: “Es como respirar y comer” —debemos disminuir los GEI y adaptarnos—.Y como dijo Lucille Sering, secretaria de la Comisión de Cambio Climático de Filipinas, en un taller organizado por CCAP recientemente: “La mitigación forma parte de nuestra preparación”.

El nuevo decreto del presidente Obama “Preparar a Estados Unidos para los impactos del cambio climático” y su reciente Plan de Acción Climática instan a las agencias federales a hacerse la pregunta del cambio climático y a entregar respaldo político y asistencia técnica para ayudar a los Gobiernos federales, estatales y locales, así como a las empresas privadas, a responder ambas partes de la pregunta: lo que tiene que ver con la mitigación y aquello relacionado con la adaptación.

Pocas veces se aborda el nexo entre la adaptación al cambio climático y la reducción de las emisiones de GEI de manera integral.  Muchas medidas de adaptación al cambio climático tienen beneficios en términos de GEI y viceversa, y aun así por lo general se atribuye poca importancia a las sinergias. CCAP considera que hay grandes oportunidades en centrarse en ese punto ideal que está al centro del diagrama de Venn.

CCAP ha empezado un proceso de documentación sobre una serie de medidas que conllevan beneficios tanto en términos de resiliencia al cambio climático como de mitigación de GEI. A continuación presentamos algunos ejemplos:

  • Infraestructura verde. Los techos verdes, la silvicultura urbana, el pavimento permeable y la protección de los espacios abiertos pueden reducir el consumo de energía de los edificios, disminuir el calentamiento urbano y mitigar las aguas pluviales.
  • Electricidad resiliente. Este concepto integra sistemas interconectados resilientes, eficiencia energética y recursos renovables distribuidos para suministrar electricidad fiable con bajos niveles de emisión de carbono y capaces de resistir y recuperarse de fenómenos climáticos extremos. Es un sistema que incluye microrredes, calefacción y suministro eléctrico combinados y tecnologías de red inteligente. Pareto Energy tiene ideas interesantes y experiencia en el ámbito de las microrredes sostenibles. El Departamento de Energía de EE. UU. también tiene informes reveladores sobre la resiliencia del sector energético, mientras que la ONG UCS advierte sobre los riesgos de conflicto entre el suministro eléctrico y el consumo de agua.
  • Edificios resilientes. Mediante la impermeabilización y el diseño se puede reducir el consumo eléctrico de los edificios y protegerlos de las tormentas más fuertes. La instalación de sistemas de electricidad resilientes, en tanto, permite minimizar las pérdidas por interrupción del suministro en las empresas. El Consejo Estadounidense de la Construcción Verde (US Green Building Council) lleva la delantera en esta área, al igual que el (Insurance Institute for Business and Home Safety) con su programa Fortified. Véanse, asimismo, los informes del Equipo de Trabajo sobre Resiliencia en la Construcción de la Municipalidad de Nueva York.
  • Protección del transporte público. Tal como demostró Steve Winkelman en el Centro del Sistema Nacional de Transporte (Volpe National Transportation System Center), los sistemas de prevención de inundación para redes de metro, las instalaciones para proporcionar sombra y las redes de ciclovía ayudan a mantener sistemas de transporte de baja emisión de carbono y a duplicar las redes y permiten tener sistemas alternativos de evacuación de emergencia.
  • Ahorro de agua y eficiencia en el consumo. El ahorro de agua reduce el consumo eléctrico necesario para bombear y tratar el agua y ayuda a las comunidades y empresas de aguas a prepararse para los períodos de sequía. Las plantas de tratamiento de aguas servidas de los condados de King (Washington) y Clayton (Georgia), que cuentan con tecnología de punta, están generando ahorros, reduciendo las emisiones de GEI y mejorando la resiliencia ante los fenómenos climáticos.

La articulación de las medidas de adaptación y mitigación puede concebirse como un proceso continuo. Así, se pueden conectar los puntos a partir de una medida de adaptación o mitigación, o bien tras plantearse la pregunta del cambio climático con respecto a las políticas e inversiones en curso.

Por ejemplo, al elaborar nuevas normas de construcción resiliente a tormentas e inundaciones, incorpore sistemas de eficiencia en la gestión del suministro eléctrico y de agua. Al implementar medidas de desarrollo orientado al tránsito, incluya infraestructuras verdes para hacer frente al calor y a las aguas pluviales. Al invertir en energías renovables, cerciórese de constituir una red eléctrica resistente a las condiciones climáticas extremas.

El nuevo Equipo de Trabajo de Dirigentes Tribales, Locales y Estatales sobre Preparación y Resiliencia Climática creado por el presidente abarca 8 estados y 16 representantes locales y 2 tribales y representa una excelente oportunidad para proporcionar un marco de incentivos financieros y políticos para ayudar a conectar los puntos y maximizar los beneficios.

Invitamos a todos nuestros socios a examinar sus carteras y buscar oportunidades para conectar los puntos. Siga el recorrido del dinero. Si está invirtiendo en una medida de mitigación, pregúntese cómo puede aumentar los beneficios de adaptación y viceversa.

Tras un año desde el paso del huracán Sandy, cabe reflexionar sobre la pérdida de 19 000 millones de dólares registrada por la Municipalidad de Nueva York y sobre el análisis de Swiss Re según el cual en 2050 este tipo de fenómeno climático provocará pérdidas de hasta 90 000 millones debido al cambio climático. Estamos acostumbrados a gastar más para limpiar los destrozos que para prevenirlos, aunque sabemos que conviene más planificar y prevenir. La verdad es que “conectar los puntos” puede ayudar a incrementar los retornos sobre las inversiones en mitigación y adaptación.

En publicaciones futuras y seminarios web examinaremos sectores específicos y buscaremos oportunidades para conectar los puntos. Entretanto, bienvenidos sean sus aportes sobre posibles sinergias entre adaptación y mitigación. Por favor, envíe sus ideas a SUdvardy@ccap.org.

Para obtener más información contacte a:

Steve Winkelman, director de programas de transporte y adaptación

Shana Udvardy, analista de políticas de adaptación climática

Tags , , ,

LEAVE A COMMENT